jueves, 26 de diciembre de 2013

CONRADO RUDY ASTUDILLA

CONRADO RUDY ASTUDILLA




Alguna vez no me declares tu historia triste
ni tu situación de país
dime solamente qué es de tu presente
cuánto deseaste a los vientos consumistas
qué pantalones tristes de tradiciones vestís
si te llegaron alguna vez rosas envasadas
si te dejaron destornilladores en tu casa
o si la vida te privó de leer Caras en el pasillo
dejaré que me pegues, que nunca me pronuncies
que rompas las copas que te regalé ese verano
que sientas que no estuve en tu mudanza
y así no deberás nada de nada, ni la nada
porque así son las edades, tan volátiles
tan desplegable como una mesa roja,
y tu historia no depende de mí y de mi realidad
en un páramo de soledades depositarás tu costra
en un páramo de sacador de fotos rotas
como un ala rota de paloma sobre un gato ansioso
y así la vida, si es que se llama así, será menos vieja,
la sonrisa de los rulos y vos tan ingenua y tan solemne
en fin, nadie se vé como se ve cuando se ve…
expresiones de la última página de los últimos libros
casualidades de esos dos tomos prestados que no volverán
en fin vos no volverás, el libro tampoco, ni la vida, ni nada
el fin de las noches, de la luna y de tus especulaciones
gracia de payasos envueltos en souls y en blues ridículos,
ahora todos son poetas, yo también, yo también ….







Una baldosa demasiado alta
para el pie viejo y destartalado
los brazos en brazos de otra
una conjunción de especies
años sorbiendo la sopa de cebollas
entonces cuando todo parece bien
en la calle casi temblorosa
una madre ofrece su teta al crío
feliz de su leche por hoy
mañana morirá en la inundación
los vientos de la noche nos llegan
temblores de copas en las mesas
un gigante pisa las flores
el hijo de la nada medita sobre ello
no se le ocurre nada
a veces es mejor no saber
porque esa baldosa alta
nos asegura un tropiezo.




http://youtu.be/8U29ST-cop8


http://youtu.be/MALWiK_1Qps



videopoemas

sábado, 21 de diciembre de 2013

CARMEN SAAVEDRA / DE GATOS Y TODO ESO QUE ES ASÍ

  CARMEN SAAVEDRA


DE GATOS Y TODO ESO QUE ES ASÍ



1

Un gato duerme bajo mi ombligo.
Un gato preña mi deseo.
Un gato huye conmigo.
Un gato conjura pasados.
Un gato es mi mejor pronóstico




2

Estoy avergonzada de estas noches
de no saber contener a este espíritu disléxico
que sigue esperando tu señal

He olvidado el camino de las bellezas
y me cuesta hilvanar trajes para ser yo misma
y no copia malsana de la de ayer

Busco en pequeños terremotos orgásmicos
alejarme de tu recuerdo lumbre
de tu miseria de promesas no dichas




3

Vivo arriba de la ola
sorteo uno a uno los embates del almanaque
mi suero permanente se llama adrenalina

Y me gusta, sí, me gustan los rostros y los besos
las historias que conoce mi oído  adolescente
la vida que se me cruza como gato en el camino

Transito y veo luces color terciopelo
dejo que la ternura sea brújula dorada
para mis días grises




4

Tengo agenda llena (sin espacios para el dolor)
involucro cada segundo en persecuciones delirantes
de flores que habitan en un jarrón

Afano saberes y quereres en el día non de la salvación
pero la garra maligna
atrofia mi incipiente bondad

Lloro ante mi débil capa de piel y ganas
los años me vuelven básica y primaria
soy un ala deseosa de lucir bellos colores





5

Olvidaré el abandono y la devaluación
con el aroma canela del autobús
y esa vieja canción del periodo especial

Sé hablar de los días terribles
sin que el pulso se me caiga
sin que la sonrisa sea cristal roto  

La pasión es un túnel
donde almaceno las tensas cuerdas
del corazón









foto: alicia gallegos


viernes, 20 de diciembre de 2013

PAZ BUSQUET / VIAJE A CABALLO



PAZ BUSQUET

VIAJE A CABALLO




El día que fuimos al pueblo a caballo
a buscar la casa en la que te concibieron.
Dijiste. Desde ese banco mi abuelo ciego
miraba las vías del tren.


La casa estaba en ruinas. Recorrimos los presuntos
cuartos. Sacamos fotos a los espacios ausentes:
una cama allá, una mesa acá
y la bañadera al fondo.

Resultó que fotografiamos la casa de al lado.
Da igual, son relatos.


Y todo empieza con un error.
 
 
 
 
Fotos Alicia Gallegos

sábado, 7 de diciembre de 2013

JOSÉ MANUEL VIVAS

JOSÉ MANUEL VIVAS



La herida pétrea del hambre
en los niños olvidados,
en las madres sin manos,
en las esquinas de los desiertos
o en las calles por donde ayer 
estuvo posada el ave feroz
de las mundanas ambiciones,
de la usura perenne de un dios
curtido en bolsa y economía insostenible.

La herida insaciable del hambre,
la muerte a gatas entre los estercoleros,
el manto de lava gris sobre los desheredados,
la soledad de los invisibles.

El mundo que no cabe en corazón alguno.